Fundación para la conservación

Amigoso

 

OSO ANDINO: GUARDIÁN DE NUESTROS PÁRAMOS Y NUESTRA AGUA.

El oso andino o de anteojos es el único oso nativo que existe en Suramérica. Se alimenta de plantas, aunque de forma esporádica también consume carne.

La pérdida de su hábitat (páramos y bosques) debida a la expansión de la agricultura, la ganadería y la minería han generado que los osos empiecen a cazar animales de importancia para la economía campesina, como vacas, ovejas, cabras y caballos.

La muerte de animales domésticos por parte de los osos, además de afectar la seguridad económica de las familias campesinas, ha generado procesos de cacería por retaliación, cobrando la vida de varios osos en el territorio nacional.

La población de osos en Colombia no sobrepasa los 5.000 individuos, lo que ha resultado que el oso andino se considere como una especie amenazada de extinción. La pérdida de una especie de esta importancia se convierte en un evento catastrófico para su ecosistema, ya que debido a su dieta y las grandes distancias que recorre, del oso depende la salud del páramo y de los bosques alto-andinos, de donde proviene cerca del 70% del agua que consumen los colombianos. En otras palabras, el oso andino es un guardián de los ecosistemas naturales y del agua en el país.

Qué es la iniciativa Amigoso?

Somos un grupo de expertos, entusiastas de la protección ambiental y amigos de las familias campesinas, con un objetivo claro en mente: desarrollar acciones directas que permitan crear espacios de convivencia entre el oso andino y el hombre.

Nuestra idea es ir más allá de buenas intenciones o de transformar conciencias. A través de nuestras acciones estamos atendiendo de forma directa a varias familias campesinas en el páramo de Chingaza que tienen problemas de convivencia con los osos, suministrándoles insumos como cercas eléctricas y el soporte técnico para el correcto manejo de los animales de granja. Además, facilitamos material de lectura y cámaras trampa para incentivar la investigación ambiental participativa.

Pero necesitamos ir mucho más allá. Familias campesinas que tenemos identificadas en Cundinamarca y Boyacá s sufren la misma problemática.

Necesitamos de su ayuda para recaudar fondos que nos permitan extender nuestra asistencia a estas familias identificadas, con acciones constantes y a largo plazo. Así aseguraríamos la supervivencia del oso de anteojos, la seguridad económica de las familias campesinas y la salud de los ecosistemas que nos proveen el agua.

Nuestros objetivos

Descargue nuestro PDF

¿Quiere hacer parte de esta iniciativa?

Suscríbase a nuestra lista de correo para enterarse del lanzamiento de nuestra campaña. ¡Ayúdenos a cuidar del guardián de nuestros páramos y nuestra agua!